¡El vulnerable es él!