¿Lloramos para Manipularlas?